Historia 01El jardín zen

Restando, se añade belleza

Esta es la esencia de la estética minimalista: la adición a través de la sustracción. El jardín zen, también conocido como jardín de roca japonés o jardín seco, adopta los principios del esteticismo japonés. El estilo Karesansui, por ejemplo, usa solo rocas y arena. Se crean patrones en la arena para representar ondas y olas. Estas surgen de la creencia de que la esencia del agua puede ser expresada más vivamente a través de su ausencia. Con estrecha relación con el budismo zen, muchos de los famosos jardines de roca japoneses pueden encontrarse en templos. En tal sosegado ambiente, la naturaleza es simple y la belleza eterna.

Scroll

Solo en Japón Wabi-Sai

El jardín zen se asocia a menudo con un término japonés difícil de traducir, wabi-sabi, que alude a la belleza de la imperfección. Wabi-sabi celebra lo imperfecto, lo transitorio, lo rústico y lo melancólico. En el caso del jardín zen, este nos recuerda que la belleza se encuentra en la ausencia de materiales, más que en su abundancia; en estados transitorios, más que en los permanentes. Para muchos, sin embargo, wabi-sabi no es meramente un código estético; es una representación filosófica de la vida misma.

SRPC79J1 SSA377J1

Las ondas del tiempoLas ondas del tiempo

Las ondas del jardín zen inspiradas en el agua realzan la tranquila superficie de la esfera de Seiko Presage—disponible en armonioso blanco y en apacible negro. Simple a la vez que sublime, estas esferas crean un elegante recordatorio de que menos es más. Y que la verdadera belleza es eterna.